Hemos procedido a desencofrar el muro de cerramiento de la Vivienda escarpada en Altea, dejando ya a la vista esa característica textura que le ha imprimido el encofrado de madera, sus nudos y vetas.