Esta vivienda se ubica en una parcela con una geometría singular, ya que uno de sus frentes conforma una curva cerrada al lindar con una vía pública. Este condicionante resulta de gran importancia en el desarrollo del proyecto, ya que la vivienda se adapta a dicha topografía como un cuerpo continuo de hormigón, cerrándose completamente en las fachadas en contacto con la calle para protegerse de las vistas de los vecinos, y abriéndose hacia el mar, que aparece como fondo de perspectiva de las estancias de la vivienda.

Esta ubicación privilegiada frente a la costa hace que una de las premisas a la hora de diseñar la vivienda sea esa permeabilidad de las fachadas orientadas al mar, que se va a materializar en grandes ventanales de vidrio que permiten que la luz inunde el interior, que se vuelca hacia las vistas a modo de mirador, diluyéndose la transición entre este espacio y el exterior.

Estructuralmente el proyecto se presenta como una cáscara de hormigón armado visto, de modo que además de ofrecer una solución constructiva al proyecto, conforma también el acabado interior de la vivienda. Este hecho no parte simplemente de decisiones estéticas, sino que es un modo de reducir costes resultantes de revestimientos interiores.

El tratamiento de la vegetación completa el paisajismo de la casa, ocultándola parcialmente del exterior gracias a una densa masa arbórea, que además proporciona intimidad.

 

OBRA: Viviendas unifamiliar

FECHA: 2015

EMPLAZAMIENTO: Altea

PROMOTOR: 

PRESUPUESTO: €

SUP. CONSTRUIDA: 358,30 m2

ARQUITECTURA: Daniel Solbes Ponsoda, José Luis Durán Arribas, Javier Yáñez Molina

  C/Abad Nájera nº6 · Telf.965 21 75 65

  http://www.houzz.es/pro/