Este proyecto tiene por objetivo integrar dos viviendas para miembros de una misma familia en una parcela en la que se cuenta con un pronunciado desnivel de hasta 3 metros en el punto más desfavorable.

Ambas viviendas cuentan con diferentes requerimientos programáticos, aunque tienen múltiples puntos en común a la hora de situarse en el espacio. De este modo, sus fachadas orientadas a oeste se vuelven opacas al estar en contacto directo con la calle y su tránsito, mientras que para el resto se opta por un tratamiento mucho más permeable, a base de vidrio.

Se genera así una relación muy fluida entre el interior de la vivienda y el jardín, que se ve acentuada por la decisión tratar del mismo modo el pavimento interior y el de las zonas exteriores, eliminando así transiciones y creando una sensación de continuidad espacial.

El tratamiento de las fachadas se ha realizado también en el mismo material, ladrillo cara vista con las juntas verticales sin marcar, consiguiendo así que los volúmenes queden visualmente unidos y formen parte de un mismo conjunto desde el exterior. Sin embargo, al estar las viviendas dispuestas a diferentes niveles, adaptándose a la topografía de la parcela, se consigue independencia tanto en el uso como a nivel perceptivo, ya que desde los espacios interiores obtenemos visuales a la parcela sin elementos intermedios que obstaculicen, generando así una sensación de gran amplitud para los usuarios de ambas viviendas.

 

OBRA: Viviendas pareadas 

FECHA: 2015

EMPLAZAMIENTO: San Juan

PROMOTOR: 

PRESUPUESTO: €

SUP. CONSTRUIDA: 696,12 m2

ARQUITECTURA: Daniel Solbes Ponsoda, José Luis Durán Arribas, Javier Yáñez Molina.
 

  C/Abad Nájera nº6 · Telf.965 21 75 65

  http://www.houzz.es/pro/